Disección Radical de Axila

La disección axilar es la forma clásica de tratar la axila en las pacientes con cáncer de mama, la idea de la disección axilar es tanto lograr el control local de la axila como de saber si la axila está tomada por el tumor.

Cuando la axila tiene ganglios con cáncer el pronóstico de la paciente es peor, por lo que se justifica saber cómo están los ganglios, por supuesto a mayor número de ganglios positivos, peor el pronóstico, anteriormente se consideraba que los pacientes con menos de 3 ganglios positivos tenían buen pronóstico, y los que tenían más de 3 tenían peor pronóstico, actualmente el tratamiento del cáncer de mama permite evitar la disección axilar gracias a la detección del ganglio centinela.

La disección axilar es obligatoria en pacientes en los cuales los ganglios de la axila son positivos, por lo que en caso de que el ganglio centinela esté comprometido por tumor debe realizarse una disección axilar formal.

Existen tres niveles de ganglios linfáticos axilares (ganglios de la axila):

  • El nivel I es el nivel inferior, debajo del límite inferior del músculo pectoral menor.
  • El nivel II yace debajo del músculo pectoral menor.
  • El nivel III está por encima del músculo pectoral menor.

Una disección tradicional de los ganglios linfáticos axilares generalmente permite extirpar ganglios de nivel I y nivel II. Para aquellas mujeres que presentan cáncer de mama invasivo, este procedimiento complementa la mastectomía. Puede llevarse a cabo al mismo tiempo que se realiza una lumpectomía, o en una etapa posterior, a través de una incisión aparte.

De acuerdo con el resultado de la exploración física que realiza el médico y otros indicadores sobre la probabilidad de que el cáncer haya hecho metástasis en los ganglios linfáticos, el cirujano suele extirpar entre 5 y 30 ganglios durante una disección axilar tradicional.